BN

BN

martes, 23 de marzo de 2010

Mañana





Un día me iré, así sin decir nada,

no habrá un adiós, ni un último abrazo;

no dejaré un beso pegado en la ventana,

ni daré otra vuelta para dejar algún recuerdo.


Me iré. Tomaré lo poco de mí,

eso que apenas conoces, pero que te bastaba.

Pondré la música que escucho en una caja,

y esos libros que repito una y otra vez,

Sí... aquellos que aún,

no tienen escrito nada.


No dejaré dedicatoria en un papel,

menos un poema colgado,

en el cielo de la habitación.

Será de repente, como los rayos,

que iluminan y se van.


Así que si hoy quieres,

reten lo que puedas,

lo que quieras, lo que deseas,

si me anhelas.

Mañana, es posible...

Que ya no esté.



6 comentarios:

Liliana G. dijo...

¡Qué conomovedor poema, Anita María!
Tiene una carga de sentimientos tan grande, tan espontánea y tan nostálgica, que se queda prendido en el corazón de quien lo lee.

Un cariño muy grande, lleno de luz, para pintar algunas sombras :)

Gaspar II dijo...

Solo espero que ese mañana retrase día a día su llegada.

Besos

Gaspar

Flor dijo...

Siempre es triste el sentimiento de perdida para quién se queda.

Besiños
Flor

Azucena Rebon dijo...

Me ha encantado tu blog.Èste poema en especial llega muy adentro.
Yo nacì en Argentina...pero un dìa me tocò partir...hoy vivo en Suiza...y en la vida muchas veces nos toca de partir.
Gracias por pasar por mi blog y agregarte a mis seguidores.
Un abrazo desde Basel.

Mistral dijo...

Me ha llamado la atención este poema. Hace mucho que no leía algo tan auténtico.


Saludos

Anónimo dijo...

Preparar la ida.siempre es doloroso. SABER QUE YA NO ESTARÁS. QUE QUIZÁS HASTA MUERAS EN LA MEMORIA DE ESA PERSONA. QUE NO TE ES LICITO AMAR.. TE AME MUCHO RAQUEL..